Birding Experiences y el Caliz Sagrado…

Muchos observadores de aves que conozco tienen recuerdos de sí mismos escaneando a través de las páginas de una guía de aves en particular y pensando: «Quiero ver a ese pájaro algún día».

Cuando se trata de un país tropical como Costa Rica, tienes más de 900 opciones para elegir, pero por lo que puedo recordar, para mí siempre fue el ave número 10 en la lámina 21 de Stiles y Skutch A Guide to the Birds of Costa Rica . ¿No tienes ese libro? Prueba entonces la página 177 de La Segunda Edición de Garrigues y Dean The Birds of Costa Rica.

Sí, lo tienes ahora! El fantasma de la selva tropical, el enigmático y escurridizo Cuco Hormiguero (Neomorphus geoffroyi), una especie que se encuentra desde el sur de Honduras hasta el norte de Bolivia.

El comportamiento furtivo de estas aves las hace realmente difíciles de encontrar, ya que corren por el sotobosque de áreas muy boscosas en tierras bajas y elevaciones medias a través de su área de distribución.

Su correlación con los enjambres de hormigas arrieras ofrece probablemente la mejor oportunidad de encontrarlos mientras buscan insectos, invertebrados y otros vertebrados que están tratando de escapar de las hormigas. Hay registros de ellos siguiendo tambien tropas de sainos y algunas especies de monos, para forrajear en las posibles presas o frutos caídos.

Entonces, ¿por qué son tan difíciles de encontrar, si uno sabe dónde buscar? Bueno, no solo tienes que estar en el hábitat correcto, sino que también tienes que tener la suerte de encontrar un enjambre de hormigas arrieras activo, además tienes que tener más suerte aún para ver un Cuco Hormiguero en modo sigiloso, mientras se mueven en la oscura y espesa maraña.

En mis más de 20 años de observación de aves, lo único que he sabido con certeza es que nunca se sabe dónde se encontrará esta ave, e, incluso si lo haces, hay altas posibilidades de que el encuentro con esa «ave némesis» sea tan breve como un vistazo del pájaro cruzando el sendero o escondiéndose detrás de la vegetación.

Créanme, lo he intentado en innumerables ocasiones, visitando lugares donde se vio el ave, pero siempre volviendo a casa con las manos vacías y esperando la próxima vez. Uno de los lugares que he visitado muchas veces con la esperanza de encontrarlos es el Bosque Eterno de los Niños en la Estación de Pocosol. La reserva privada más grande de Costa Rica protege casi 27.000 hectareas de bosque tropical y es el lugar perfecto para encontrar esta escurridiza especie. Sin embargo, no es fácil encontrarlos, y he perdido la cuenta de las muchas veces que he estado allí armado con binoculares, cámara y muchas expectativas.

Esa es la magia de la observación de aves, nunca se sabe cuándo llegará tu momento. El domingo 7 de febrero  2021 estaba escrito en las estrellas para mí y el Cuco Hormiguero.

Todo comenzó un par de días antes cuando vi un post en las redes sociales de Fabio Araya, compañero observador de aves y gerente de la Estación Pocosol del Bosque Eterno de los Niños.  El pájaro había sido visto el día anterior por un voluntario suizo llamado Lorenzo mientras seguía a un enorme enjambre de hormigas arrieras. Lorenzo tomó una foto con su teléfono. Fabio fue a comprobarlo y se corrió la voz.

Mi colega observador de aves y co-propietario de Birding Experiences, Jehudy Carballo, estaba listo para ir a buscarlo el sábado por la mañana. Desafortunadamente, yo ya estaba comprometido con ayudar a los esfuerzos de monitoreo del Proyecto de Lechucita Parda el viernes e iba a estar toda la noche a una altitud de 3.000 metros, buscando a este otro fantasma de las tierras altas.

Llegó el sábado por la mañana, y después de una noche muy exitosa, más tarde en el día recibí noticias de Jehudy. Él y nuestros amigos observadores de aves María José Alvarado, Jorge Campos, Juan Diego Vargas, Anthony Arce y Fabio Araya vieron no 1 sino 4, SÍ ¡Cucos Hormigueros! Las imágenes que siguieron compartiendo fueron increíbles más allá de las palabras. Qué afortunados fueron y cómo quería conducir como loco para llegar allí, pero era imposible después de toda una noche sin dormir, así que decidí ir al día siguiente.

© Jehudy Carballo

Conduje esa noche a la casa de mis padres para poder estar más cerca de la reserva a la mañana siguiente. Invité a mi hermano David a unirse y el domingo por la mañana a las 5:00 am estábamos de camino. Llegamos a las 6:00 am justo al amanecer y fuimos recibidos por Juan Diego, María José y Fabio. Tomamos un café mientras nos contaban todo sobre su experiencia el día anterior.

Las expectativas y la ansiedad estaban empezando tomar fuerza. ¿Los vamos a ver y se comportarán de la misma manera que ayer? Sabía que seguir el consejo de Juan Diego sobre cuándo y cómo encontrarlos era el camino a seguir.

A las 6:45 am empezamos a escuchar los cantos de las otras especies de hormigueros y esa fue la señal que estábamos esperando. Empezamos a caminar por el sendero y muy pronto nos detuvimos ante las llamadas de hormigueros Ocelados, Bicolores, Moteados  y de Zeledon, Soterillo Caricafé, Trepadores Barreteado y Manchado,  Soterrey Canoro y Tángara Aceitunada. Eso significaba solo una cosa, las hormigas estaban en movimiento. ¡Que comiencen los juegos del hambre!

No habían pasado 5 minutos cuando María dijo «¡ahí está!» y por supuesto, a 3 metros de donde estábamos, un juvenil de Cuco Hormiguero, llamado Lorenzo en honor a su descubridor, estaba encaramado en una rama y rodeado de varios Hormigueros Ocelados, completamente ajenos de nuestra presencia. Lo único en la mente del pájaro era estar atento al movimiento del enjambre cada vez mayor de hormigas arrieras, que ahora salían del bosque hacia el sendero, en un flujo interminable de miles de hambrientas hormigas.

Lorenzo el juvenil Cuco Hormiguero, © Diego Quesada

El frenesí había comenzado y, aunque para entonces las hormigas estaban subiendo por mis botas, solo tenía ojos para esta ave. Lo miré con mis binoculares, aunque estaba tan cerca que era casi innecesario, y empecé a tomar fotos, tratando de obtener los ajustes adecuados para las condiciones tan oscuras.

Lorenzo comenzó a desplazarse buscando cualquier movimiento que se tradujera en un buen desayuno jugoso. Me moví tratando de obtener un buen ángulo para una imagen o video perfecto. De vez en cuando un Hormiguero Ocelado se interpondría en el camino de mi lente. Qué grosero, ¿verdad? Sabes que tienes un pájaro MEGA frente a ti cuando no tienes tiempo para fotografiar Hormigueros Ocelados a plena vista a solo 2 metros de ti.

Seguí moviéndome para evitar las hormigas, y en un momento tuve que dar un paso atrás porque Lorenzo estaba de pie en medio del sendero, demasiado cerca para mi lente de 300 mm. De repente, uno de los adultos apareció en el sotobosque frente a nosotros solo para desaparecer un segundo más tarde en la oscuridad del bosque. En mi mente ese era el avistamiento que siempre sabía que iba a tener, si alguna vez tenía una oportunidad.

Lorenzo el juvenil Cuco Hormiguero, © Diego Quesada

No mucho después de tener buenas vistas de uno de los adultos escondido en la vegetación debajo del sendero, continué caminando para lograr una vista del segundo adulto.

Encontrar un enjambre hormigas arrieras, especialmente uno tan grande como ese, es simplemente increíble. Presenciar la interacción de esas aves que se aprovechan de insectos y todo tipo de seres vivos que están tratando desesperadamente de escapar de las hormigas, es algo realmente único y un poco cruel, pero así es la vida. En realidad, hay estudios que respaldan la tesis de que esta interacción debe considerarse parasitismo, ya que las aves están robándole a las hormigas.

Después de un tiempo y varias miradas a mi reloj para comprobar mi ritmo cardíaco, aparecieron otros 3 compañeros observadores de aves de La Fortuna y les presentamos a Lorenzo. Poco después fuimos más abajo por el sendero hasta el lugar donde estaba el núcleo del enjambre de hormigas. Esta es una masa viva de hormigas entrelazadas que protege a su reina y larvas llamada vivaque o bivouac.

Fuimos recompensados cuando uno de los Cucos Hormigueros tuvo la misma idea y salió de la zona donde estaba el vivaque. Probablemente solo estaba comprobando la trayectoria de las tropas de caza. El pájaro estaba mostrando una vez más ese comportamiento sigiloso, pero esta vez salió al sendero y se quedó allí por un momento. Fue suficiente tiempo para que lograr mi mejor foto del día y tal vez, debido al ave, una de mis mejores fotos de mi historia. Subió la colina en la dirección de la acción de las hormigas y lo tuvimos al aire libre de nuevo por un momento, lo suficiente para que el otro grupo de observación de aves obtuviese excelentes vistas. Luego entró en la vegetación y la seguridad del sotobosque. Para entonces comenzaron a aparecer más observadores de aves y ayudamos a algunos de ellos a encontrarlas.

Cuco Hormiguero, © Diego Quesada

Para mí, 2 horas de adrenalina fueron suficientes. Tuve una de las experiencias de observación de aves más emocionantes y fascinantes de la historia, que es lo que trato de dar a mis clientes cuando les muestro las aves que tanto anhelan ver.

Al salir de la reserva nos encontramos con varios observadores de aves más, lo cual es genial porque el Bosque Eterno de los Niños ha recibido un gran golpe por la falta de visitantes (gracias COVID). Es genial saber que tanta gente en Costa Rica está llegando a ver estas aves y, al mismo tiempo, apoyando el gran trabajo que hacen para proteger su hábitat

Un día para recordar de hecho, que haya más…

5 comentarios en «Birding Experiences y el Caliz Sagrado…»

  1. Me encantó el post! Más de alguna vez en nuestra vida pajarera llegamos a sentir esa emoción con aves especiales. También me pasó con un cuco, ese caminado sigiloso y la mirada misteriosa.
    Maravilloso!

  2. Gracias por su relato, sobre todo me complace además de lograr su objetivo, como todos ustedes jóvenes observadores, hacen observaciones, cuidan y protegen estos misterios del bosque. Hoy muchos pueden disfrutar gracias a su amor por la biodiversidad, gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.